Inmigración y delincuencia en España

"CAEMOS CON NUESTROS DIOSES"

No cabe duda que lo que posibilita un proceso histórico es la existencia de “un tipo de hombre” determinado. Cuando un pueblo ha vaciado sus contenidos espirituales ya no tiene autoridad moral para impugnar la espiritualidad de otros pueblos. Cuando un pueblo ha abandonado su capacidad y su voluntad de lucha, ya no puede ni quiere enfrentar a pueblos que todavía luchan. Queda la tecnología, pero la destrucción que esta produce parece no poder evitar tarde o temprano, la antigua realidad de la infantería sobre el terreno.
Admito que no se ve a nadie cubierto con un burka por estos lares, y que la vez que lo vi me causó una extraña impresión, pero reconozcamos que una extraña impresión también nos causa hoy ver a un franciscano por la calle, y si me apuran hasta un cura con sotana. No sé qué impresión causaría un druida, pero me parece que aún siendo parte de las más antiguas tradiciones europeas, no le iría nada bien en las calles de la nueva Europa.

¿Qué quiero decir con esto? Quiero decir que es válido impugnar la presencia de costumbres extrañas a nuestro propio pueblo cuando lo que defendemos es un territorio sobre el que desplegamos la tensión de una soberanía espiritual que implica haber mantenido un alma como comunidad y la disposición a luchar efectivamente por un territorio y a ejercer la cultura y las tradiciones heredadas de nuestros antepasados. Cuando lo que hacemos es solamente vivir una vida burguesa, individualista, calculadora y blanda en medio del reino de un sistema absolutamente antiespiritual, ya la cosa se asemeja más a la histeria de un burgués asustado que a la afirmación de algo verdadero.

Creo que las sucesivas capas de Ilustración, progresismo, racionalismo, tecnicismo y consumismo que sepultan a Europa harán muy difícil el surgimiento de un tipo de hombre comprometido con un poder trascendente que la redima. Si no, observemos muy bien la soledad de quienes verdaderamente luchan por Europa y son por eso perseguidos. Aunque esa misma soledad y sacrificio los enaltezca.

En Roma había muchas realidades espirituales diferentes. Sin embargo, Roma no peligraba mientras su poder político y militar conservaba una fuerte base sagrada que le daba a su misión histórica un sentido superior. Cuando los vicios y el comercio prevalecieron, pueblos más fuertes como los germanos tomaron la posta de Roma. Más tarde, el cristianismo vino a dar otro contenido religioso a los nuevos tiempos.

Caemos con nuestros dioses, al igual que otros se levantan con los suyos. Con burka o sin él, es el corazón de un pueblo el que lo sostiene. Si este se ha secado, solamente oiremos la histérica voz de un burgués muy pequeño y muy asustado…de él mismo, que no es más real que la pantalla plana de su televisor.
Fuente: El Manifiesto

1 comentario:

GALICIA NO CONFORME dijo...

este articulo lo ha escrito un pedante y a quien llama "burgues asustado" es a un camarada q colabora en nuestro blog. nos toca las pelotas q un puto boludo vaya de listo y raje de gente solo para quedar de listo. y que lo haga desde un pais tercermundista, sin dar la cara y haciendo referencias insultantes

lo más triste es que ni tiene puta idea de historia ni de nada qno sea peronismo y llama burgues a camaraadas q lo han pasado muy mal mientras este payasito vive de escribir....¿quien es el burgués? lo q pasa q es un acomplejado x vivir fuera de europa!!

todo el lio comenzó aquí
http://www.tribunadeeuropa.com/?p=3026&cpage=1#comment-2518